sábado, 15 de agosto de 2015

Porque dando, se recibe...


Hace alrededor de un año mi vida comenzó a dar giros bruscamente. Mi situación laboral cambió, tuve que asumir otras responsabilidades a nivel familiar, perdí amistades que yo creía tenían una base sólida, se terminó mi relación amorosa de casi 3 años y hasta me perdí a mi misma por falta de madurez. Me sentía muy vacía.

Sé que hay muchas personas que pasan por situaciones mucho más difíciles, pero en mi mundo donde todo mantenía un orden, donde todo era siempre igual y donde daba por sentado muchas cosas, estos cambios que se fueron dando uno tras otro sin dejarme respirar o reaccionar, me atribularon demasiado.

Dentro de toda la desesperación que sentí, llegó un momento en el que me dije que ya no podía seguir sintiendo lástima por mí, que probablemente lo que necesitaba era salir de mi misma y chocarme con otras realidades. Jamás pensé que esa reflexión me iba a cambiar la vida.

Un amigo mío me comentó de un voluntariado que trabajaba con niños y me invitó participar en la convocatoria. La idea me emocionó, porque amo a los niños. Sin embargo, sucedieron varias cosas que evitaron que yo pudiera asistir a esa reunión y las que hubieron posteriormente.

Yo daba por perdida esa oportunidad, pero luego de un mes otro amigo (ya era voluntario) me invitó a ir a una reunión. Asistí y me encantó. Hoy ya tengo 2 meses participando de esta hermosa experiencia. Creo sinceramente que Dios quería que estuviera ahí.

Yo me fui con la idea de dar. Quería llenar de amor  y alegría a esos niños. ¨Pero para mi grata sorpresa, comprobé que los caminos de Dios son maravillosos, ya que fui yo quien terminó recibiendo muchas bendiciones.

Es cierto, mi vida no es la misma de hace un año. Ahora es mucho mejor. Ser voluntaria me ha dado una fuerza que no explico. Me ha ayudado a verle el lado "coca cola" a la vida, a madurar, a comprender porque Dios nos cambia de camino, a descubrir habilidades que desconocía que tenía, le ha dado un sentido a mi vida, me esta ayudando a dejar de ser tan egoísta, a ver el mundo real y formar parte del cambio y sobretodo, a fortalecer mi parte espiritual.


Quizá vivir una experiencia así, es la respuesta que muchos de ustedes están buscando. Si es tu caso (y vives en chiclayo) quiero contarte que el día 29 de agosto estaremos realizaron una convocatoria de nuevos miembros para el voluntariado al que pertenezco. En este link podrás encontrar toda la información que necesitas.

Si es que no vives en Chiclayo o si no es exactamente el tipo de voluntariado en el cual te gustaría participar, existen muchas otras opciones. Sin importar por cual te inclines, te garantizo que le dará a tu vida el cambio que tanto necesitas y buscas.

Por acá te dejo el link con información de otros voluntariados:


*Seguiré investigando sobre otros voluntariados para recomendarselos y actualizar el post. 

Te aseguro que dando, recibirás más de lo que jamás has podido imaginar.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

No hay comentarios :

Publicar un comentario